Molduras Alto Turia propone sus servicios para la carpintería y suelos de interior y exterior

La empresa V. Molduras Alto Turia nació en el año 2000 en Tuejar (Valencia) cuando un grupo de personas dedicadas al sector de la carpintería decidió crear una empresa especializada en la fabricación de complementos para puertas con el fin de abastecer a los almacenes de la Comunidad Valenciana. Muy pronto empezaron a distribuir sus productos en otras regiones y al segmento del bricolaje.

Su director, Alejandro Bermejo, explica que «enseguida vimos que con nuestra maquinaria y recursos podíamos abarcar otros mercados y muy pronto empezamos con la sección de pavimentos». En esta empresa familiar trabajan 18 personas. Llevan tres líneas de producción: una dedicada a las tarimas de exterior, interior y sus complementos; otra dedicada a la fabricación de cercos y molduras para puertas, y una tercera para productos de bricolaje. En relación al decking, Bermejo comenta que «estamos muy especializados en madera de ipé, que en exterior es lo que más se consume », y visitan regularmente los aserraderos que les envían la materia prima, con los que mantienen un estrecho contacto. Entre los factores que les permiten ser altamente competitivos, destaca «nuestra flexibilidad, el servicio rápido y un producto adaptado a cada tipo de sector, sobre todo en estos tiempos en los que el cliente ha reducido tanto sus stocks». Y siempre tienen presente «la calidad de nuestros productos, por encima de todo».

De esta manera, tras un meticuloso proceso de selección (en los orígenes de la madera que utilizan y en la clasificación del producto final) el proceso de fabricación da lugar a un producto perfecto por la limpieza de cada una de las piezas acabadas, la igualdad de tonalidades y la estabilidad de todos sus productos. En definitiva, unos acabados que marcan la diferencia. Prueba de ello es la certificación de AENOR, cumpliendo la norma ISO 9001, que les avala como un líder del sector y genera confianza entre sus más de trescientos clientes.

En cuanto al posicionamiento de la empresa, Alejandro Bermejo afirma que «en estos momentos, en ventas y consumos, estamos entre los principales productores de tarimas de exterior e interior a nivel nacional». Sus clientes siempre son almacenistas, bien sean de parquet, de puertas o de bricolaje. Y están en contacto permanente con ellos «facilitándoles documentación y aportándoles información para que sus negocios también estén en constante evolución ».

Bermejo señala que aunque en un principio V. Molduras Alto Turia empezó operando  nivel local «poco a poco ampliamos nuestras ventas a todo el mercado nacional, y desde hace unos años estamos incrementando la exportación». Sus visitas a ferias internacionales, en especial a Domotex, les han permitido ponerse en contacto con clientes de otros países y su intención es aumentar todavía más las ventas exteriores. La empresa tiene claro que «el futuro y el crecimiento de la firma siempre estará relacionada con los consumos del mercado», y por esa razón «nuestro reto principal es la internacionalización ». Desde hace unos años «tenemos la mente puesta en la exportación, aunque es un proceso lento y costoso».

Según Alejandro Bermejo, el mercado demanda cada vez más «empresas flexibles» y que no sea siempre el cliente quien se tiene que adaptar a la fábrica, sino que ésta disponga «de una gran variedad de perfiles para poder recibir pedidos a la carta, con un trato directo, sin burocracia ni intermediarios». Con frecuencia se afirma que el coste y las restricciones para la importación de maderas tropicales hacen que la tarima de exterior sea un producto cada vez más complicado de trabajar. Y los fabricantes deben hacer frente al aumento de los costes de producción y a las dificultades de abastecimiento de algunas especies.

Existen varias alternativas que pasan por trabajar con nuevos productos, o bien buscar nuevas especies de madera tropical alternativas a las tradicionales. Bermejo considera que «es difícil transmitir eso al cliente, aunque de hecho él ya es consciente de la situación». De ahí que «si le garantizas un suministro seguro, un producto legalmente documentado y con una buena calidad, siempre estará dispuesto a pagar un poco más por un producto de fabricación nacional».

En V. Molduras Alto Turia siempre han trabajado, paralelamente al ipé, con especies como el merbau, el talí y el iroko ya que según en qué zonas hay distintas tendencias. En cuanto a nuevos productos, también comercializan tarimas de composite (WPC) para su clientela. Recientemente, esta empresa levantina se ha integrado en la Asociación Nacional de Fabricantes de Parquet – ANFP

YOUR COMMENT